Boletín Mensual

Bienvenido a nuestro boletín mensual de ActionCOACH, aquí encontrará artículos interesantes de la comunidad de ActionCOACH Iberoamérica y de la comunidad Mundial.

Cinco pasos para comerse al elefante

Por ActionCOACH Guillermo Villamil / Argentina

 

Es sorprendente la cantidad de Empresas que no poseen un Plan Estratégico de Negocios y, más aún, la cantidad de Empresas que sí lo tienen pero jamás lo revisan.

Es fundamental contar con un Plan Estratégico ya que es la columna vertebral que guiará el crecimiento de nuestra Empresa.

Dicho Plan, alineado con la Misión y la Visión, debe contener todas las acciones de todas las áreas y todos los involucrados para alcanzar los objetivos.

Pongámoslo simple: si mi objetivo es comerme un elefante, no lo voy a hacer de un solo bocado o en un solo día, debo establecer objetivos de corto, mediano y largo plazo.

Entonces, en primer lugar debo fijar el plazo, por ejemplo 5 años. A partir de allí debo establecer concretamente qué resultados debo tener a los 4, a los 3, a los 2 años, al año y luego en cada una de las 53 semanas del año. El objetivo es establecer qué porción del elefante debo comer cada día.

 

Cuanto “más pequeño” sea el objetivo mayor será la probabilidad de alcanzar la meta.

 

Exactamente igual es con una Empresa. Se deben fijar los objetivos a largo plazo y luego particionarlos con objetivos SMART (Específicos: exactamente qué quieres lograr – Medibles: cómo vas mesurar el grado de avance – Alcanzables: desafiantes y posibles de cumplir – Resultados: con un fin determinado Tiempo: en un plazo determinado) de manera tal que con los KPIs adecuados (Indicadores Clave de Desempeño) podamos establecer nuestro tablero de control para tener absoluta visibilidad de avance y poder maniobrar con la debida anticipación posible.

El grado de certitud de una decisión es directamente proporcional a la pertinencia y calidad de información que se posee al momento de la toma.

Cinco pasos muy importantes a tener en cuenta:

  • Fija el objetivo macro y luego establece las diferentes “porciones” con tiempos y responsables para “comerte al elefante”.
  • Cada tarea debe tener solo un responsable. Aunque un grupo o equipo de trabajo esté a cargo de la ejecución de la tarea, se debe nombrar a un líder que responda por el grupo. Recuerda:

1 Tarea asignada a 1 persona = 1 Responsable en la ejecución

1 Tarea asignada a 2 ó más personas = 0 Responsable en la ejecución

  • Una situación muy típica es que de cada reunión / proyecto importante surge un Plan de Acción con sus propias tareas, líderes y fechas de ejecución. El error más común es tratar todos los diferentes Planes de Acción de forma independiente. El resultado son los retrasos, las acciones que no se concretan por sobreasignación de tareas a las personas, presupuestos que no se respetan y en consecuencia los objetivos no se cumplen y sobreviene el estrés y la frustración.
  • Todas las tareas, acciones y planes, para que no sean meros actos espasmódicos de bajo impacto, deben estar articulados y alineados con nuestro Plan Estratégico de Negocios.
  • Fijar una frecuencia y dar seguimiento con la finalidad de evaluar el grado de avance, corregir posibles desvíos, realizar los cambios controlados y actualizaciones necesarias de acuerdo a los cambios de contexto que pudieran ocurrir.

El Plan Estratégico de Negocios deberá estar impreso, visible y consensuado con todos los involucrados.

Si está en tu cabeza, solo en tu computadora o arrollado en un estante, no es un Plan solo es una expresión de deseo.

Bienestar financiero

Por ActionCOACH Carmen Bandres / República Dominicana

Podemos definir el bienestar financiero como la ausencia de estrés o preocupación por el dinero. El estar seguros de que contamos con los recursos financieros necesarios al momento de necesitarlos. Tenerlo o no tenerlo, depende de nuestro desempeño en las finanzas personales. Lo cual depende a su vez, de la calidad de la educación financiera que hemos recibido, así como de las creencias que tenemos consientes o inconscientes sobre el dinero.

¿Qué impacto tiene en nuestra vida tener o no tener bienestar financiero?

La salud financiera forma parte de las 4 áreas básicas de bienestar integral de todo ser humano (el bienestar físico). Cuando alguna de estas áreas no funciona bien, tiene un impacto importante en el resto de las áreas. Si no estas bien en tus finanzas, no tienes el foco ni la energía necesarias para mantener en equilibrio el resto de las áreas, directamente estas situaciones tienen impacto negativo en la salud de nuestro cuerpo, ya sea por tomar malas decisiones en cuanto al consumo de alimentos, visitas necesarias al médico, o incluso dejar de ejercitarnos, por las presiones financieras, o las creencias de que se necesita mas dinero del que se tiene, para mantener un estilo de vida saludable. Las presiones o preocupaciones por el dinero pueden tener también un impacto negativo en las actividades profesionales o laborales, afectando la energía y el foco necesarios para un óptimo desempeño. Muchas veces podemos tener ansiedad y sentirnos culpables o incapaces, y estos sentimientos afectan nuestra relación con nosotros mismos y con los demás.

 

¿Cómo saber si tengo bienestar financiero?…

¿Sientes que tus ingresos o el dinero que tienes, es suficiente para cubrir tus necesidades actuales?

¿Sientes que estás en capacidad de generar los ingresos suficientes para cubrir tus necesidades esenciales futuras, incluso cuando no tengas capacidad productiva?

¿Te alcanza, además para invertir en cosas que quieres o te gusta hacer, sin sentirte continuamente limitado o preocupado por temas económicos?

¿Te sientes capaz de afrontar imprevistos (pequeños o medianos) sin grandes sobresaltos?

¿Sientes que tienes la libertad de tomar decisiones que te gustan? ¿Por ejemplo, no aceptar un trabajo solo porque el salario es bueno o te ayudará con tus necesidades actuales?

Sí respondes afirmativamente a TODAS esas preguntas, entonces tienes bienestar financiero.

 

¿Qué determina el bienestar financiero?

Contrario a lo que la mayoría piensa, el nivel de ingresos no determina la salud o bienestar financiero. La mayoría de las personas que gastan mas de lo que les ingresa, aumentan el nivel de gasto, a medida que sube su nivel de ingresos. Por otro lado, es posible tener un ingreso modesto, y mantener hábitos sanos de gasto y consumo; ahorro; invertir (aunque sea en pequeños montos, que sumarán en el tiempo). No importa cual sea tu nivel de ingresos, debes adquirir los hábitos que te llevarán a la tranquilidad con respecto a tu salud financiera.

 

¿Cómo lograr el bienestar financiero?

  • Revisa tus creencias sobre el dinero.
  • Elabora tu Plan de Vida, determina metas a largo, mediano y corto plazo. Comienza a pensar en un plan para tu retiro.
  • Conecta esas metas personales, con las metas financieras que te apoyarán al logro de estas.
  • Elabora un presupuesto personal mensual. Puedes utilizar el sistema de sobres, en el cual asignas un monto específico por concepto, y si ya utilizaste los fondos de ese sobre o categoría, no puedes usar el dinero de los otros “sobres”.
  • Modifica tu comportamiento o hábitos de consumo. La mayoría de las personas gastan o compran mas de lo que realmente necesitan.
  • Elabora un plan de disminución de deudas, que puede ser una consolidación. Nunca pagues una deuda adquiriendo una nueva deuda.
  • Trabaja en crear un buen expediente crediticio. Debes poder contar con fuentes de financiamiento, principalmente para poder aprovechar oportunidades que fortalecerán tu capacidad de generación de ingresos.
  • Elabora en un plan de inversión, a la medida de tus niveles de ingresos actuales. En el tiempo puedes lograr que tu dinero te produzca más dinero (ingresos pasivos).
  • Mide tu comportamiento de consumo. Cada día, cada semana, cada mes, para que puedas hacer los ajustes necesarios.
  • Crea reservas para imprevistos. Una buena práctica es lograr un fondo de reserva de al menos 3 meses de tus ingresos fijos.
  • Adquiere pólizas de seguro, tanto para garantizar que puedas enfrentar gastos médicos, como para proteger tus activos en caso de robos, accidentes o desastres naturales.
  • Trabaja en tu educación financiera. Lee libros, escucha podcast, asiste a seminarios, etc…
  • Usa herramientas, aplicaciones, para el control de tus gastos al momento.

Tip de negocio: Aprenda a priorizar y aumente su bienestar

Por ActionCOACH Andres Zawadzki / Costa Rica

Establecer prioridades nos ayuda a lograr nuestros objetivos, a disfrutarlos y a aumentar nuestro bienestar.

Con mucha frecuencia cuando iniciamos nuestra jornada, tenemos muchas cosas que hacer, y conforme avanza el día, nos aparecen otras cosas más. Esto hace que tengamos que escoger qué hacer o con quién trabajar.

Estas decisiones nos cuestan trabajo, nos generan estrés, y mucha angustia para tratar de no quedar mal con nadie. Por lo que, en lugar de avanzar, cada vez nos es más difícil tomar decisiones, y todo nos parece prioridad.

Pero podemos aprender a hacerlo, y lo primero que necesitamos es fuerza de voluntad. Así como cuando decidimos comenzar a hacer ejercicios o iniciar una dieta, para hacerlo de forma continua y a lo largo del tiempo, debemos tener compromiso propio y esa fuerza de voluntad para no claudicar.

Una vez que nos comprometemos, haga cada día una lista de todas sus actividades e identifique cuales tendrán una consecuencia grave o importante si nos las realiza ese mismo día. Esas son las actividades que, si no tienen tiempo de hacer otras más, debe asegurarse que se cumplan al final de la jornada. Luego priorice de acuerdo a las actividades que puedan tener consecuencias menores sino las hace o que pueda aplazarlas para el día siguiente, actividades que pueda delegar en otra persona, y por último aquellas que simplemente las hace por placer o que del todo no pasa nada si nunca las hace.

Recuerde, necesita su fuerza de voluntad para hacer esto todos los días, y cumplir con su agenda del día de acuerdo a como usted mismo definió. Manténgase firme haciendo esto al menos durante un mes seguido, y se dará cuenta que su día a día será más eficiente, lo que mejorará su calidad de vida.

Obtención de Estrategias Sociales a Largo Plazo

Por ActionCOACH

Mantenerte al tanto de tu análisis de redes sociales es fundamental para crear una estrategia ganadora a largo plazo en cualquier plataforma. Ya hemos hablado sobre una estrategia de auditoría general y la actividad diaria de las redes sociales. Ahora vamos a ahondar en estrategias semanales, mensuales y trimestrales.

Semanal

Ejecuta tu análisis de redes sociales: esto es esencial. Mantente al tanto de lo que es la tendencia y qué publicaciones están recibiendo la mayor participación. Una de las mejores cosas de las redes sociales es que una vez que te das cuenta de que algo no funciona, puedes crear inmediatamente nuevas estrategias, pruebas y formas de medición. Afortunadamente, cada plataforma de medios sociales tiene herramientas analíticas integradas. Cada uno de estos sistemas es bastante intuitivo y fácil de usar. No les tengas miedo. Sólo sumérgete.

Anima a tus empleados a participar y compartir su contenido: los empleados son los defensores de tu marca. Anímalos a compartir parte de tu contenido en sus sitios de redes sociales y benefíciate de su marketing de boca en boca. Sin embargo, no hagas de esto una obligación. Sus canales personales son de su elección.

Mensual

Audita tu estrategia: esto es similar a la comprobación de tu análisis de redes sociales, pero en cambio, profundiza mucho más en tus datos para descubrir exactamente cómo enfocar el marketing de redes sociales en el futuro

Trimestral

Evalúa los KPI: una vez que tenga varios meses de datos, puede evaluar cómo se ha desempeñado en función de los KPI que eligiste para medir tu desempeño. ¿Alcanzaste tus metas para impresiones, clics, menciones o nuevos seguidores?

Recuerda, es importante recordar el medir tu presencia en las redes sociales al principio con una auditoría general para que tengas algo con lo que te compares a medida que avanza. Con base en los datos, decide qué está funcionando y qué no. A continuación, ajusta tu estrategia en consecuencia.